lunes, 17 de septiembre de 2012

HACE 36 AÑOS...

Sí. Hace tanto tiempo. Exactamente el año 76 del pasado siglo. Queda lejos, ¿verdad? Yo ni me acuerdo. Nací en esa primavera. 
Pues vamos a hablar de un tal Juan Vázquez, Campeón de todo lo que hay en todo lo que haya (del mundo, de Europa, de España, de Andalucía... en 1.500, en 3.000 obst., en 5.000, en 10.000, en media maratón, en maratón... en pista, en asfalto, en cross...) Un fichaje que si no fuera por los controles antidoping no se creía lo que consigue ni el Tato.
Pues este Señor ya ganaba trofeos en ese año, y desde entonces que no ha parado ¡son 36 años ganando carreras!. Sin ir más lejos el domingo barrió en Campillos a todos los rivales y solo le aguantó Jesús Borrego, recordman de 1.500m, no un cualquiera.
¿Y todo ese tiempo ganando trofeos? Sí, y de todo tipo: Campeonatos Mundiales, Maratones, pista, cross... de todo y a todos los niveles.
Pues en su casa, en la planta de arriba, donde tiene el ordenador y todos sus trastos, entre cajas y cajas llenas de trofeos y medallas y paredes repletas de preseas de ganador de Mundiales, Europeos, Nacionales y demás, tiene en un sitio dos trofeos que no destacan por tamaño ni por el valor de lo ganado para conseguirlo, pero sí por lo que se puede llamar CONSTANCIA. Son los dos trofeos más antiguos que atesora este personaje. Uno es el de ganador junior de la I Edición de la Carrera Urbana de Málaga "la del Corte Inglés" en el año 79 y el otro... harina de otro costal: de ganador de un cross en Granada en el año 76. Son verdaderas reliquias que dan hasta susto tocarlas.
Corte Inglés año 79
Cross en Granada año 76
Y muchos de nosotros aún no habíamos nacido cuando conseguía eso y todavía hoy, 36 años después, sigue dando por saco este tio que no se va a retirar si no es con los pies por delante de las competiciones.
Así que a ver si aprendemos algo de todos los veteranos en general y que nos cuentes cómo se mantiene la ilusión por un deporte tantos años.

Ah! Y otro dia os hablaré de esa habitación, y pondré fotos de ella. Es curioso. ¿Sabéis dónde tiene guardadas un buen puñado de medallas de oro de Campeonatos de España? ¡En una caja de zapatos! No le caben en ningún sitio... y estamos hablando de Campeonatos de España. Si fuera yo, las tendría metidas en una vitrina, pero como él las tiene a montones... es para ver esa habitación, jeje.


Y fotos... otro día hablaremos de las fotos. Aunque hay una entrando en meta en el Maratón de Sevilla con el reloj en 2h20m que tiene su historia... igual me mata por contarlo, pero bueno: ¿sabéis dónde durmió en Sevilla la noche antes de hacer esa marca en el maratón Juan Vázquez? Ohú... ¡en lo alto de un montón de arena de una obra sin más que una toalla debajo!. Y al día siguiente se levanta y corre el maratón a 3'20'' el kilómetro el muy mulo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo lo único q digo, "estoy triste", (frase de alguno q se la da de deportista), este palmares y encima en humilda, q lo hace más grande.

PACO GACELA. dijo...

Es un ejemplo ha seguir y la verdad es que es buena gente, personas asi gusta tenerlas como amigos, espero que siga dándonos alegrías, el palmarés de Juan es fabuloso, desde aqui, !!!un saludo Juan!!!.

Anónimo dijo...

La cultura deportiva que nos deja cada fin de semana Juan Vázquez, malagueño por los cuatro costados, no tiene precio.
Mil y una historias y anécdotas que contar a los jóvenes y no tan jóvenes.

Ernesto Florido

CLUB DE ATLETISMO GEDYSA dijo...

Qué amor hay que tener hacía este deporte para estar a diario surcando los mismos caminos durante tantísimos años con la misma ilusión que el primer día. Ese esfuerzo no será en balde Juan porque serás recordado por muchas generaciones. A seguir en la lucha campeón.

FALIN dijo...

FELICIDADES

Anónimo dijo...

Efectivamente, Juan se ha convertido en todo un símbolo vivo del atletismo malagueño. Y lo que es mejor, por méritos deportivos y personales propios. Gracias, Juan, por enseñarle con tu ejemplo a las nuevas generaciones que el trabajo, la constancia y el sacrificio son muy necesarios en la vida. Manolo Morales.